El COVID-19 ha puesto al mundo de cabeza y transformado nuestras vidas de la noche a la mañana. De pronto se cerraron las oficinas, tiendas, colegios y demás. Los viajes se redujeron a casi cero con el cierre de las fronteras para evitar el contagio y la mayoría de nosotros nos vimos forzados a trabajar desde casa.

Después de varias semanas de encierro, los países están elaborando y finalizando sus planes para empezar a abrir sus economías. Y acorde con dichos planes, las organizaciones están haciendo lo propio; según un estudio realizado por Nicholas Bloom de Stanford, “La colaboración en persona es necesaria para la creatividad y la innovación, dice Bloom. Su investigación ha demostrado que las reuniones cara a cara son esenciales para desarrollar nuevas ideas y mantener al personal motivado y enfocado.”

A nivel corporativo, los planes contemplan una serie de factores que las empresas deberán considerar para ajustar sus políticas y definir en detalle cómo acomodar las necesidades en el nuevo normal del ambiente de trabajo con el objetivo de reducir el riesgo de contagio dentro de la oficina. Estos factores incluyen, entre otros:

Distanciamiento social, que implica una reducción en la densidad de puestos de trabajo mediante el uso de horarios escalonados, políticas para el uso de áreas comunes, señalización del tráfico para canalizar mejor el movimiento de las personas y respetar los espacios, etc.

Seguridad, no solo en el aspecto físico, sino mas bien para hacer el screening de las personas que ingresan, por ejemplo con el uso de cámaras con termómetro, para identificar posibles enfermos y prevenir contagios en la oficina.

Limpieza e higiene, por ejemplo con el cambio de protocolos de limpieza para enfocarse en superficies como paneles de las impresoras o teléfonos, teclados y otros, así como el uso de filtros de aire de mayor finura.

Tecnología “contact-less”, como por ejemplo el uso de “ojo mágico” u otros mecanismos similares para abrir y cerrar puertas sin necesidad de tocar las manijas, el uso de activación por voz en ascensores y otros dispositivos, y el uso de proyección inalámbrica para compartir contenido en los espacios de colaboración sin el uso de cables ni adaptadores.

Comunicaciones, de tal manera que permitan a la organización una comunicación constante hacia los empleados y colaboradores para recordar las políticas, los protocolos de operación, y las alertas que puedan ser necesarias.

Los puntos anteriores son meramente referenciales y hay mucha literatura sobre diferentes puntos de vista y consideraciones a tener en cuenta. Si bien cada uno contribuye a su manera a crear un ambiente de trabajo de bajo riesgo, proyección inalámbrica tiene un impacto muy grande porque aporta beneficios en varias de estas dimensiones:

Espacios de colaboración “contact-less”

Sean salas de reunión tradicionales o áreas de colaboración abiertas en las cuales se instalen pantallas para compartir contenido, el uso de proyección inalámbrica elimina la necesidad de instalar y utilizar cables HDMI o VGA, así como adaptadores o botones para proyectar desde el dispositivo del usuario.

Mas aún, ScreenBeam implementa la función HDMI-CEC (Consumer Electronics Control) que permite prender la pantalla o proyector automáticamente, con solo conectarse inalámbricamente al receptor, eliminando la necesidad de usar un control remoto.

Cartelería Digital en los Espacios de Colaboración

El receptor de proyección inalámbrica también puede funcionar – mientras nadie este compartiendo contenido – como un reproductor de cartelería digital permitiendo usar la pantalla como un medio para comunicar políticas de la empresa sobre distanciamiento social, el número de participantes permitidos en la sala, protocolos de limpieza y cualquier otra información relevante.

Reducción de Costos de Limpieza y Mayor Higiene

Al evitar el uso de cables, adaptadores, botones y controles de pantallas, son menos los artículos que se deben limpiar permitiendo que el personal de limpieza use el tiempo en tareas mas críticas. De esta manera, proyección inalámbrica también promueve un ambiente más higiénico sin la preocupación de tener que usar accesorios que pudieran estar contaminados.

Según un reciente artículo de Forbes, publicado el 4 de abril, “Las organizaciones tendrán un nuevo aprecio por la importancia de la oficina, la naturaleza crítica de las interacciones cara a cara y las formas en que sus lugares de trabajo deben apoyar a los empleados.”  En tal sentido tienen la necesidad de ofrecer un ambiente de trabajo de bajo riesgo que facilite la colaboración, tan necesaria para promover la creatividad y la innovación. Proyección inalámbrica en general – y ScreenBeam en particular – podría ser considerada como una “tecnología esencial” que ayude a las organizaciones a habilitar ambientes de trabajo de bajo riesgo.

Lo invitamos a entender más detalles de las ventajas y beneficios de ScreenBeam en nuestro reciente webinar: Proyección Inalámbrica y Colaboración en el Nuevo Normal. Aproveche y suscribase al canal de YouTube de ScreenBeam Latinoamérica.

#nuevonormal #proyeccioninalambrica #colaboracioninalambrica #wirelessdisplay #distanciamientosocial #oficinamoderna #screenbeam

Share This