En las últimas semanas he recibido muchas preguntas sobre el uso de accesorios de uso doméstico para proyección inalámbrica a nivel empresarial. Espero en estas líneas poder responderlas y servir de guía para aquellas empresas que estén considerando implementar una solución de proyección y colaboración inalámbrica.

Primero los antecedentes. La proyección inalámbrica empezó hace poco más de 9 años con la iniciativa WiDi de Intel para permitir el “streaming” de contenido desde computadoras a un monitor o adaptador compatible con WiDi. A partir de ese momento, muchas empresas empezaron a desarrollar sus propias implementaciones, tales como Google Chromecast y Apple Airplay. En 2012, la Alianza WiFi, conformada por Intel, Microsoft, Actiontec Electronics y otras empresas de tecnología, introdujo el estándar Miracast que reemplazo a WiDi y es ahora el estándar más ampliamente adoptado a nivel mundial.

Hoy en día hay 3 implementaciones típicas de proyección inalámbrica:

  • “Mirroring” o duplicación de pantalla, permite compartir cualquier contenido que tengas en la pantalla. Es la funcionalidad provista por Miracast.
  • “Casting” permite compartir contenido solo de algunas aplicaciones, y requiere estar conectado a la red LAN inalámbricamente.
  • “Streaming” permite compartir contenido de ciertos servicios web; también requiere estar conectado a la red LAN para acceso a internet

Usted encontrará en el mercado una diversidad de accesorios que permiten la proyección inalámbrica que varían en precio y funcionalidad. Las organizaciones deben tener claridad en la funcionalidad que requieren para un buen desempeño dentro de su ambiente; esto no es algo trivial, hay que considerar muchos factores como – entre otros – los niveles de seguridad y gestión así como reducción de interferencia considerando que en una organización hay una diversidad de equipos que emiten señales inalámbricas (ej. puntos de acceso de red, PC’s, teléfonos celulares, etc.) y que pueden impactar negativamente la calidad de la proyección inalámbrica.

A continuación 5 consideraciones a tener en cuenta:

Elimine o reduzca la interferencia en el canal de comunicación

Asegúrese que el receptor de proyección inalámbrica le permita escoger el canal de comunicaciones para Miracast. De lo contrario, tiene una alta probabilidad de saturación en el canal de comunicaciones y la proyección inalámbrica tendrá una mala experiencia. Por ejemplo, el ScreenBeam 960 permite operar bajo la modalidad AGO (Autonomous Group Owner), lo cual permite definir – para cada receptor – el canal de operación de Miracast, reduciendo significativamente la probabilidad de saturación y eleva la calidad de la proyección (por ejemplo, evita desfases entre el audio y el video).

Un protocolo de comunicaciones seguro

La seguridad en el ambiente corporativo es más importante que nunca. Asegúrese que el receptor de proyección inalámbrica disponga – entre otros – de: (a) un canal encriptado de comunicación para la proyección inalámbrica, evitando que nadie “escuche o vea” lo que se esta compartiendo en la pantalla de la sala; (b) un PIN de emparejamiento para que solo personas autorizadas (o participes de la reunión) puedan compartir contenido, y (c) si requiere conectar el receptor a la red LAN, que soporte los diferentes protocolos de autenticación acordes con los requerimientos de su empresa.

Un Miracast robusto

Un problema típico de dispositivos de uso doméstico es la calidad de la proyección, tanto la fidelidad de la imagen como continuos desfases del audio en videos; y el hecho que conforme pasa el tiempo de proyección continua, la calidad se degrada. El ScreenBeam 960 esta diseñado para operar en ambientes empresariales, que le permiten operar durante largos períodos con alta calidad de imagen y buen desempeño. Adicionalmente, la implementación Miracast de ScreenBeam soporta interactividad, conectado a una pantalla táctil o proyector interactivo, mejorando la experiencia de colaboración en la reuniones.

La gestión y soporte de los receptores

Si su organización tiene muchas salas de reunión, ¿se imagina el trabajo que implica darle soporte a los usuarios si cada vez que surja una pregunta tuviera que enviar un técnico a dar apoyo (como sucede hoy día con los cables y adaptadores)? Asegúrese que la solución que esté considerando cuente con una herramienta que permita la gestión remota de todos los receptores – inclusive geográficamente remotos – para configurar o reiniciar los equipos y obtener reportes de uso. Una herramienta como el Sistema de Gestión Centralizada de ScreenBeam es ideal para la Mesa de Ayuda de su organización, tanto para reducir costos de soporte como para brindar un servicio de alta calidad a sus usuarios.

Soporte multi-plataforma

Muchos de los receptores de uso doméstico solo soportan la proyección inalámbrica desde un único sistema operativo. En el ambiente corporativo de hoy, los usuarios típicamente usan PC’s con Windows y además disponen de un teléfono con sistema operativo iOS o Android; en algunos casos hay usuarios con MacOS. Por lo cual es importante asegurar que la solución de proyección inalámbrica que elija soporte estos diferentes dispositivos, de preferencia de manera nativa, sin la necesidad de aplicaciones o drivers especiales.

En resumen, según se observa en la Figura 1, los receptores de proyección inalámbrica de uso doméstico no están diseñados para operar en ambientes con alta densidad de señales inalámbricas, no disponen de seguridad apropiada para empresas, tienen costos de soporte mas alto porque no soportan gestión remota, tienen limitaciones en sus expectativas de rendimiento y fiabilidad, así como en la disponibilidad de puertos VGA (video) y Ethernet; entre otras limitaciones. Las empresas deben sopesar estas limitaciones versus los servicios que desean brindar y la demanda de sus usuarios, directivos y clientes para escoger una solución que – como el ScreenBeam 960 – brinde una verdadera solución empresarial a sus necesidades de proyección y colaboración inalámbrica de manera costo/efectiva.

 

Share This